Matarile
Jul15

Matarile

La dramática nostalgia por Sefarad que los judíos procedentes de allí continúan –tras siglos de desarraigo– sintiendo tiene su manifestación más emblemática en la llave, esa llave que guardan muchas familias sefarditas desde hace más de quinientos años, la llave de la puerta que ya no existe de la casa que ya no existe, pero que sigue abriendo la puerta de la memoria. En la tradición oral la llave, muchas veces, funciona como símbolo...

Read More
Un lugar de la Mancha llamado Macondo
Jul01

Un lugar de la Mancha llamado Macondo

Una de las últimas incorporaciones al mundo del turismo cultural ha sido la del patrimonio literario. Ciertamente hay paisajes, ciudades e incluso países que despiertan un fuerte sentimiento identitario, generado por la recurrencia y singularidad que los relaciona con la vida y la obra de determinados escritores. Por ejemplo, Oviedo es, para quien quiera así visitarlo, la Vetusta en la que Clarín hizo vivir a Ana Ozores, desazonada...

Read More
Senil y sentimental
Jun17

Senil y sentimental

Los calificativos dedicados a Manuela Carmena en la pasada campaña electoral por una diputada de la derecha merecen ser revisados porque –en contra de lo que pudiera pensarse– rompen radicalmente con el ideario tradicional en torno a la ancianidad. Se le llamó, en concreto, a la  ya ex-alcaldesa de Madrid, “senil y sentimental”, y con ello la tal diputada quiso manifestar el rechazo y la desconfianza que a la ciudadanía debe merecerle...

Read More
Canciones de la Edad de Plata
Jun13

Canciones de la Edad de Plata

En el catálogo de libros infantiles del exilio que su autora, Ana Pelegrín, tan amorosamente tituló Pequeña memoria recobrada se explica que la riquísima actividad editorial de los exiliados españoles del 39 en tierras americanas se nutre esencialmente de los avances pedagógicos vividos en España durante la Edad de Plata (1920-1936). Efectivamente, los libros de esta época marcan una radical renovación literaria en las lecturas para...

Read More
¿Quién puede matar a Chicho?
Jun10

¿Quién puede matar a Chicho?

Me contó una vez un amigo psicólogo que había dos sentimientos que a la mayoría de sus pacientes les resultaba dificilísimo –si no imposible– confesar y asumir: la envidia y las tentaciones infanticidas que les asaltaban cuando, por ejemplo, bañaban a su bebé. Sin duda son, una y otra, emociones inconfesables. Están del todo traspasadas por la moral judeocristiana y, en lo más íntimo de cada uno de nosotros, vestidas del color...

Read More