Viúdas de vivos e mortos
May29

Viúdas de vivos e mortos

Al libro V del poemario Follas novas (1880) lo titula Rosalía de Castro As viúdas dos vivos e as viúdas dos mortos. El oxímoron “viuda de vivo”, usado popularmente todavía en la Galicia rural, parece originarse durante el siglo XIX, cuando miles de hombres se vieron obligados a emigrar a Cuba: huían del hambre y la miseria, y acudían a la ingente demanda de mano de obra que allí se había producido a raíz de la abolición de la...

Read More
Casas donde ocurre el amor
May15

Casas donde ocurre el amor

Hay, si quieren, una buena dosis de fetichismo malsano en eso de visitar casas en las que tuvo lugar una historia de amor, por eso seguramente la administración o los herederos correspondientes se apresuran a titularlas “casa-museo” antes de abrir sus puertas al aluvión turístico. Hay también una vergüenza que siempre te recorre el pecho durante la visita, no tanto vergüenza de una misma como de los fantasmas que –estoy segura– suelen...

Read More
Ficción
May12

Ficción

La literatura y el cine están llenos de ensoñaciones que parecen parábolas de esta cuarentena. No me refiero a las distopías futuristas, sino a aquellos episodios que recrean un espacio de ficción, ajeno al tiempo lógico, por el que los héroes transitan hasta transformarse en seres más capaces de vivir o hasta transformar la desdicha en sentimiento luminoso. El descenso a los infiernos de Dante y Virgilio, la penitencia en la Peña...

Read More
La libertad, querido Sancho
May04

La libertad, querido Sancho

Creo que todos hemos dicho u oído alguna vez esta frase tan sentenciosa de Don Quijote (II, LVIII): “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”. Pero...

Read More
Escenas costumbristas
Abr28

Escenas costumbristas

I A unos metros por debajo de mi ventana hay una azotea a la que solo se puede acceder desde alguno de los balcones que desembocan en ella. Cuando hace sol, dos mujeres y un hombre, los tres de cierta edad, trepan por la baranda de una de las terrazas y montan en la azotea lo que el pijerío cateto ha dado en llamar un chill out. Ellas van siempre vestidas con batas de guatiné de llamativos colores, hablan en voz muy alta y ríen todo...

Read More