Aire fresco de colores para la cultura en Cádiz

Hablamos con el diseñador gráfico e ilustrador José Roa, que recientemente ha asumido la coordinación de la Asociación de Ilustradores/as Profesionales de Cádiz (AIP Cádiz), una organización joven que viene pisando fuerte.

José Roa es gaditano, diseñador gráfico e ilustrador profesional con más de once años de trayectoria en el ámbito de la publicidad. Se ha especializado en marca y producto trabajando en el departamento creativo de la agencia de publicidad y comunicación Cadigrafía y su trabajo está ampliamente reconocido y premiado, junto al de sus compañeros. Comparte con su colega Enrique Fernández la marca Monovampiro, donde vuelcan toda su creatividad de forma más lúdica. Ahora, nos acercamos a él, de forma especial, para que nos cuente qué es la AIP Cádiz (Asociación de Ilustradores/as Profesionales de Cádiz), una iniciativa original que él coordina y que está dando qué hablar por su gran labor y enorme repercusión en la vida cultural gaditana.

Queremos conocer a José Roa en lo personal, pues lo suponemos lo suficientemente valiente como para promover algo como AIP Cádiz.

Pues valiente, no lo sé, pero sí he de reconocer que de pequeño quería ser un superhéroe y todavía no he perdido la esperanza. Soy cabezón, charlatán y torpe casi a partes iguales. Devoro películas chungas de ciencia ficción y cómics.

Soy una persona curiosa e inquieta, siempre buscando referentes, fuentes de inspiración. Hay muchos, y hoy día, con internet, hay acceso a mucho más. De los favoritos supongo que tengo especial predilección por Tom Whalen y por Obey. Como dato, que quizás me termine de definir, te diré que me muevo en una bicicleta viejuna. Además, intento correr cada día. Pero si en algo soy afortunado, es en amigos.

De naturaleza bohemia y creativa, que no dispersa, ¿cuáles son tus objetivos concretos?

Mis objetivos son bastante sencillos. Quiero seguir creciendo y disfrutando como profesional en todo lo que me embarque. Nuevos proyectos, nuevos retos… Echar una mano en lo que pueda y no fallarme a mí mismo. Quisiera que ahora y en el futuro, poder mirar atrás y estar orgulloso de lo que soy y de lo que hago. Actividad y tranquilidad a la vez, algo bastante complicado hoy en día.

jose-color-2

José Roa.

Me gusta preguntar a todos los artistas, no importa la disciplina, cuál es su motivo principal para dedicar la vida al arte, y si éste, redime de algo.

Pues el arte como tal, no me redime de nada. Yo no me considero “artista”, estoy bastante más cerca de la creatividad o del proceso o trabajo creativo que del arte propiamente dicho. Creo que tanto el diseño o la ilustración son profesiones “artísticas”, pero ahora mismo sobran artistas y necesitamos profesionales. Personalmente, aunque lo valoro y lo aprecio, hace tiempo que dejé de entender el arte contemporáneo que nos venden. Veo infinitamente más valor a diario en grandes autores de diferentes disciplinas que seguro no están clasificados como tal.

Más que arte, sería expresión creativa para todo. Para escribir, para dibujar, para componer, para tocar, para construir… O para hacer una buena tortilla, eso sí que es un “arte”.

Mencionabas Monovampiro como el proyecto donde eres más libre, más tú mismo. ¿Qué encontramos si te buscamos ahí?

Empezó siendo un desparrame de todo lo que nos gustaba a mi compañero Enrique Fernández y a mí, y a día de hoy lo sigue siendo. En nuestra tarjeta pone bien grande “Somos pintamonas y a mucha honra”. Creo que esto es bastante aclaratorio. A uno le hacían gracia los “monetes”, y otro (en este caso yo) moría con los chupasangres en blanco y negro. El nombre estaba claro.

Con Monovampiro llevamos a cabo todos los proyectos de ilustración que de otra manera se quedarían en el tintero. Todo lo que nos gusta, como la música, las series, las películas, los cómics, nuestra cultura basura en general, se ve reflejada en lo que hacemos.

Cada vez trabajamos más y podemos desarrollar proyectos relacionados con la cultura que es lo que realmente nos interesa. Discos, libros, pósters, exposiciones, etc. Ya estamos trabajando para proyectos que verán la luz el próximo año y que nos hacen mucha ilusión.

Estás en Cádiz, donde te inspiras y desarrollas tu trabajo. ¿Qué tal la acogida?

Somos de Cádiz, y Cádiz es lo mejor y lo peor que tenemos. Aquí siempre tienes algo de lo que disfrutar o algún sitio al que ir. Tienes todo preparado para ponerte a trabajar y suena el teléfono con la maldita tentación de algún plan estupendo. La luz, el clima y la gente no ayuda mucho a quedarse en casa trabajando. Quién sabe lo que haríamos si fuéramos de otro sitio, o no…

En cuanto a la acogida, el público de Cádiz, y el público en general, siempre es complicado. Pero como en cualquier lugar siempre tendrás más o menos personas que valoren lo que haces. Y es cierto que se ha evolucionado mucho en cuanto al valor del diseño o la ilustración. Pero todavía nos queda mucho por trabajar para que se reconozca con la importancia que merece.

Logotipo de la AIP Cádiz.

Logotipo de la AIP Cádiz.

Y es también en Cádiz donde ha surgido la extraordinaria iniciativa de dar vida a un proyecto como la AIP (Asociación de Ilustradores Profesionales) de Cádiz. Cuéntanos en qué consiste, cuáles son sus objetivos.

AIP Cádiz nació con los objetivos bien claros desde el primer día. Pretendemos fomentar, representar y defender el valor, la creatividad y la calidad de los ilustradores de la provincia y de la profesión en general. Y por supuesto propiciar la integración de los estudiantes en un mercado profesional de futuro.

Tenemos en la provincia un potencial muy grande que tenemos que promover. Hemos arrancado muy fuerte y con mucha repercusión, ahora tenemos que hacer entre todos que la máquina siga funcionando. El sueño es seguir creciendo y que todo esto se transforme en proyectos y trabajo para el sector. Que haya merecido la pena

Los participantes en 'Hércules. Redibujando la leyenda'.

Los participantes en ‘Hércules. Redibujando la leyenda’.                                                                          Foto cedida por AIP Cádiz.

Vimos una pequeña muestra de lo que sería la exposición que ahora mismo puede disfrutarse en Cádiz, Hércules. Redibujando la leyenda, en la Feria del Libro. Es la primera gran incursión colectiva de la AIP Cádiz. Cuéntanos en qué consiste.

Como bien dices, es la primera gran exposición colectiva de la AIP Cádiz. Hércules. Redibujando la leyenda en el Castillo Santa Catalina (Cádiz). Para este proyecto hemos querido basarnos en la figura de Hércules ya que forma parte de nuestra imagen y sus valores de superación y lucha nos representan además de ser un personaje muy “gaditano”.

Cuarenta y una ilustraciones componen la muestra, en total, y con ellas  hemos querido vincular a otro colectivo, el de los escritores, y por eso cada ilustrador le ha pedido a un amigo escritor un texto basado en su ilustración. Por aquello de invertir un poco los papeles y porque nos apetecía mucho que formaran parte de todo esto, ya que la relación entre ilustradores y escritores siempre va de la mano.

Además hemos querido invitar a un ilustrador de cada provincia andaluza para fomentar la creación de asociaciones de ilustradores en Andalucía y por supuesto para conocer y trabajar junto a profesionales que hace tiempo que seguimos.

Otra de las colaboraciones especiales, es la del gremio de los artesanos. Le ha aportado diversidad, y aporta una perspectiva diferente de la creatividad gaditana y andaluza. Algo a destacar es que hemos realizado talleres y hemos creado un mural conjunto en directo. Estamos aprendiendo muchísimo de la experiencia.

¿Cómo encaja la AIP Cádiz en el panorama cultural actual? ¿Cuál es tu perspectiva personal de la actualidad?

Estamos todos en continua evolución y creciendo. La gente es cada vez más polifacética y es realmente buena en más de una cosa. Gente que pinta, que escribe, que canta y que encima toca algún instrumento. La gente se mueve y llega al público que a su vez demanda cada vez más calidad en todo lo que adquiere y es más exigente. No todo vale y esa es la idea. En estos momentos en los que los recortes y los ajustes no tienen ningún tipo de consideración con la cultura tenemos que hacer ver todo lo que se pierde.

La AIP Cádiz llega en un momento difícil, pero apasionante, y viene a cumplir unos objetivos que sí son posibles. Encaja en el dinamismo, en las ganas de cambio, de evolución. De unión de fuerzas ante las dificultades.

Además de creativo y vitalista, eres tremendamente positivo. ¿Cómo harías para contagiar esos valores a aquellos que se están pensando iniciar su carrera en esto de crear, ilustrar, dibujar…?

Algo fundamental, que sirve para los que empiezan y para los que llevan más años, es creer en lo que hacen, y no tirar la toalla. Que se hagan respetar. Los que hacemos “dibujitos” tenemos una formación, una trayectoria y las horas de nuestro trabajo valen igual o más que las de cualquier otra profesión.

Les aconsejaría que se alejen de aquellos “clientes” que no valoran o respetan lo que hacen. Que se informen muy bien de cuáles son sus derechos, obligaciones y tarifas a la hora de presupuestar.

El problema es que si cobras “barato” o por debajo de lo que vale tu trabajo, éste nunca te faltará, pero el dinero, sí. Y así no se llega a nada serio. Se ha de dignificar, hoy más que nunca, esta profesión.

Rosario Troncoso

Autor/a: Rosario Troncoso

Profesora. Escritora. Editora y directora de El Ático de los Gatos. Articulista y gestora cultural. Gente. Arte. Gastronomía. Curiosidades.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *