Diana Civila: «El teatro tiene una gran capacidad como herramienta de intervención social»

Diana Civila creó La Ofendida. Escuela de Artes Escénicas cuando muy pocos creían en el futuro de este tipo de empresas culturales en la provincia de Cádiz. Hoy es un referente de cómo es posible, no solo sobrevivir, sino alcanzar objetivos ambiciosos en este campo. Su amor por el teatro, su tesón y sus ganas de compartir sus conocimientos se han traducido en una programación que ha ido creciendo y consolidándose con los años. Civila, más centrada de nuevo en la producción teatral, defiende en esta entrevista el valor de las artes escénicas como herramientas de educación y transformación social.

La Ofendida es una empresa que poco a poco se ha ido ganando un lugar en el tejido empresarial cultural de la provincia. ¿Cómo ha ido evolucionando desde sus inicios?

De alguna manera, hablar de la evolución de La Ofendida es hablar de mi propia evolución. Para mí hay algo muy importante: cuando empecé con la escuela tuve que olvidarme de La Ofendida Producciones. Solo dos manos no daban abasto. Pero poco a poco esas dos manos se van haciendo fuertes, grandes, y ahora vuelvo a tener a la compañía viva y creciendo. Después de dedicar todo mi tiempo durante los primeros años a estabilizar la Escuela, desde el año 2013 he podido volver a producir. Estrenamos Cabaret Desahuciado en ese año y ahora, en 2015, cuento con un nuevo espectáculo, Zorro y Oro, y otro que espero tener listo para otoño.

En cuanto a la escuela de Artes Escénicas La Ofendida, el trabajo poco a poco ha ido dando sus frutos y el esfuerzo hace que se  vaya consolidando. Desde hace año y medio cuento con un coordinador que me facilita mucho poder centrarme en los aspectos más artísticos y pedagógicos del proyecto, delegando las cuestiones más administrativas.

Los últimos años han sido complicados para todos, pero ¿de qué manera se ha visto afectada la vida cultural?

En esta sociedad, la cultura, el arte… no tienen la importancia que en otros países. Cuando hay que apretarse el cinturón, lo primero de lo que uno se quita, como es comprensible, es de las aficiones culturales. Vivimos además en una sociedad en la que lo material, en muchas ocasiones, es valorado como artículo de primera necesidad. Si hay que apretarse el cinturón, dejaremos cualquier actividad cultural antes que dejar de comprar un bolso nuevo, aunque tengamos una colección en el armario, que es lo que nos han enseñado. En cualquier caso, la creación y la cultura son cuestiones inherentes al ser humano. Habrá momentos más propicios para vivir haciendo cultura que otros, pero siempre estará presente.

Diana Civila en una foto de Alicia Cow.

Diana Civila en una foto de Alicia Cow.

En tu empresa se conjuga la creación con la educación. ¿Cómo te has planteado y cómo te planteas en un futuro la programación de La Ofendida?

Creo que La Ofendida es más que una escuela y una compañía de teatro, pues todo mi trabajo en temas sociales está reflejado en ella. En un futuro me gustaría ver fortalecido este punto. Es algo que sigo haciendo, pero que no es tan conocido. Pronto voy a realizar la segunda parte de mi proyecto de cooperación internacional a través del teatro. Serán las segundas jornadas de teatro Alegremia. El grupo Teatro sin Barreras (con diversidad funcional) estrenará a finales de mayo. Y tantos y tantos proyectos, algunos todavía por ver la luz.

Me gustaría poder programar más y mejor, pero a veces la demanda de talleres muy profesionales o de profesores muy especializados no es suficiente. Cádiz no tiene un tejido escénico profesional amplio y variado como pueden tener otras ciudades como Madrid y, en menor medida, Sevilla o Málaga, que cuentan con Escuelas Superiores de Artes Escénicas, industrias audiovisuales… De ahí que me planteara, desde un primer momento, realizar la Escuela de Verano con una programación más profesional destinada a un público más especializado que no vive en Cádiz. Si uno ve las distintas programaciones de las anteriores cuatro ediciones se encuentra con profesores de un nivel altísimo y en disciplinas muy diversas. Traer a Cádiz a Eric de Bont o a Django Edwards, a Ernesto Arias, a Juan Carlos Sánchez, dramaturgos como José Manuel Mora o Rafael Cobos… la lista es muy extensa y seguimos en la línea de programar calidad, aunque nos enfrentamos a problemas logísticos difíciles de resolver. Seguimos trabajando en ello y esperamos hacer de nuestra Escuela de Verano un referente. Sacar adelante ocho o nueve talleres de esta envergadura sin ningún apoyo exterior es complicado.

Es evidente que te mueve el amor al teatro y las ganas de trabajar por él. Cuéntanos por qué crees que es importante el desarrollo de las artes escénicas.

Hay innumerables publicaciones dedicadas a este tema. Yo misma escribí un artículo en el que defendía la inclusión de las artes escénicas en los centros escolares para una formación integral del individuo. Tenemos un sistema educativo obsoleto y  creo que podría nutrirse, entre otras cosas, de esta rama artística que es el teatro. En la educación estamos viviendo una transición. El modelo decimonónico, que todavía arrastramos, está dejando paso a nuevas concepciones que poco a poco se irán imponiendo. La propia legislación ya contempla el trabajo por competencias y muchos centros están dejando de lado ya las asignaturas para trabajar por proyectos. Y el teatro podría aplicarse como una herramienta más. A través del teatro se trabajan muchas de esas competencias que los gurús educativos prescriben: aprender a aprender, trabajo en equipo, desarrollo cognitivo a través de la resolución de problemas reales…

Celebrando el cuarto cumpleaños de La Ofendida.

Celebrando el cuarto cumpleaños de La Ofendida.

¿Cómo pueden ayudarnos en nuestra vida personal más allá del puro divertimento?

El teatro tiene una gran capacidad transformadora y siendo conscientes de ello lo utilizamos como herramienta de intervención social. Yo misma he trabajado en proyectos sociales a través del teatro. Sus posibilidades son muy amplias y con excelentes resultados. Por otro lado, a la escuela vienen muchas personas que no quieren vivir el teatro de forma profesional pero que lo utilizan como herramienta de crecimiento personal. Esta es un área de trabajo muy importante para el fortalecimiento de habilidades sociales, de comunicación, interrelación, expresión oral y corporal,  exploración emocional, autoestima, etc.

¿Cuál es el perfil de los usuarios de La Ofendida?

El perfil de nuestros alumnos es variado y heterogéneo. El rango de edad es amplísimo, desde pequeños de 5 años hasta adultos en la cincuentena. Tenemos más mujeres que hombres. Durante el curso, de septiembre a junio, el perfil habitual, dejando de lado los grupos de infantiles y juveniles, es el del profesional mayor de edad que contempla el teatro como una afición y acude de manera lúdica. Tenemos abogados, profesores, trabajadores de banca, funcionarios de distintas administraciones… Estas personas no desean dedicarse a las artes escénicas de manera profesional por eso se les ofrece una perspectiva más lúdica sin perder de vista la seriedad. De manera paralela preparamos a los jóvenes que sí desean formarse de una manera más profesional porque esperan acceder a las escuelas superiores de arte dramático. Y luego, durante el verano, si bien mantenemos algunos talleres para no profesionales, es cuando ofrecemos una formación más especializada con docentes muy concretos y de gran prestigio donde el perfil de los alumnos cambia bastante respecto al del año escolar. En este caso son en su mayoría jóvenes estudiantes de artes escénicas, o personas con experiencia aunque no sean profesionales, que no viven en Cádiz pero que, atraídos tanto por la ciudad como por los talleres, deciden venir desde distintos puntos de España. Vienen a Cádiz una semana en verano, acuden a las clases durante cuatro horas al día y tienen el resto del tiempo para disfrutar de la playa o de lo que ofrece la ciudad.

¿Cómo se ve Diana Civila en el futuro? ¿Qué retos te planteas?

Retos y proyectos me quedan muchísimos por realizar, pero creo que lo fundamental es que me sigo viendo dedicándome a las artes escénicas, y eso ya es un sueño. Seguir produciendo espectáculos, seguir mejorando la escuela. En fin, seguir trabajando.

Mª Ángeles Robles

Autor/a: Mª Ángeles Robles

Soy periodista especializada en temas culturales. He trabajado en Diario de Cádiz, en la agencia de noticias Europa Press y he sido redactora y fundadora del periódico El Independiente Cádiz. Colaboradora habitual de diversas publicaciones culturales en las que he escrito de teatro, cine y literatura.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *