Carnaval en el Liceo

No es la primera vez ni mucho menos que el Liceo de Barcelona se abre a la cultura popular.  Alguien ha dicho que la toma del Liceo revela lo revolucionario del Carnaval de Cádiz como si de una toma de la Bastilla se tratase. A mí me da que es lo contrario, más bien demuestra su sometimiento al sistema, un Carnaval para todos los públicos, nada rebelde ni contestatario, más propio de una gala de Canal Sur.  En 2002 la mismísima Isabel Pantoja puso sus pies en el venerable escenario del Liceo antes de ponerlos en la cárcel. La canción española entraba en el Liceo con la Pantoja y con las sevillanas de Ecos del Rocío en una gala organizada por Radio Tele Taxi en conmemoración del veinte aniversario de la emisora. Fíjense la mezcla: Radio Tele Taxi y La Pantoja. La tonadillera y Ecos del Rocío triunfaron aquella noche con un público eminentemente andaluz en una gala que empezó a las siete de la tarde y terminó a las tantas. Digamos que hay precedentes en esto del Liceo tomado por la cultura popular andaluza o como queramos llamarle. Y en cierto modo el Carnaval entra en ese batiburrillo llamado cultura popular andaluza con la Pantoja y con Ecos del Rocío, ni más ni menos.

Nadie puede negar a estas alturas las posibilidades del Carnaval de Cádiz, de sus autores de mayor renombre. Las tiene y muchas. Cualquiera que ha estudiado su evolución lo sabe. También goza de un aparato de propaganda muy fuerte en el que o estás a favor, rendido a sus pies, o te sitúan del lado de los derrotistas.  Y uno se pregunta si Fernando Quiñones era derrotista cuando percibía que el Carnaval se estaba comiendo Cádiz. No voy a llegar a tales extremos, aunque no me cabe duda que Quiñones sabía de lo que hablaba y era un tipo enormemente juicioso y gaditano como el que más con el derecho a disentir. Faltaba más.

Carnaval-de-Cadiz-Liceo-Barcelona

Cartel del evento.

En el libro La canción de Cádiz, en la parte que me tocaba, hice una defensa evidente de la comparsa, de su poesía popular, de quienes desde Paco Alba o Enrique Villegas a Tino Tovar, de Antonio Martín a Antonio Martínez Ares, de Pedro Romero a Juan Carlos Aragón, han dibujado una banda sonora de acordes y latidos de una gran valía, merecedora de  la máxima atención. Ahora bien que no se nos vaya la cabeza. Lo del Carnaval en el Liceo ha sido parte de ese aparato de propaganda que quiere hacernos comulgar con ruedas de molino.

Leyendo las crónicas entusiastas de los medios locales parece que el Carnaval ha conquistado Cataluña, que el público asistente era catalán, que en los medios de comunicación catalanes no se habla de otra cosa, en un autobombo y ombliguismo que resulta sospechoso. ¿Qué público acudió a la cita del Liceo? ¿Cuántos andaluces estaban allí? ¿Qué Andalucía exportamos a Cataluña? ¿Qué imagen se tiene de nosotros? ¿En qué medida la denostada Canal Sur -allí estaban Manolo Casal y Modesto Barragán- no ha contribuido a la difusión del Carnaval por tierra, mar y aire? Nada de eso nos cuentan los cronistas. Parece como si de pronto la cultura catalana se hubiese rendido a la grandeza del Carnaval de Cádiz. Y esto que sí lo ha hecho el Flamenco –muchísimas veces- el Carnaval está lejos de hacerlo, por más que les pueda pesar a algunos. Por más propaganda que quieran vendernos, la misma que el Teofilato hacía cuando el Carnaval se presentaba en Madrid, a más bombo y a más platillo y con más ruido que nueces.

La comparsa La eternidad, de Martínez Ares, fue una de la agrupaciones que actuó en el Liceo.

La comparsa La eternidad, de Martínez Ares, fue una de la agrupaciones que actuó en el Liceo.

Hace mucho tiempo que Cádiz se ha entregado al Carnaval. La metonimia encierra sus riesgos, evidentemente. Cada cual construye la identidad de una ciudad como quiere.   Pero es una lástima que la ciudad no sea capaz de abrirse a toda la riqueza histórica y cultural que encierra donde el Carnaval no debe ser la única referencia.  Pero seguimos, como siempre, exportando una única imagen, desaprovechando otros posibles modos de entender y sentir la ciudad. Fernando Quiñones lo veía venir. Él que supo como pocos integrar la cultura popular en una obra exigente, llena de matices y expresividad.

De pronto hemos pasado de la lamentable catalanofobia en las coplas de Carnaval al éxtasis de pisar las tablas del Liceo, como si se nos fuera la vida en ello. Y en ese marco sonó aquella copla añeja de Ángeles y demonios de Antonio Martín en la que llama dialecto al catalán, al gallego y al euskera. Y como si tal cosa, despreciando lo que se ignora, la identidad de los otros y sus lenguas que no dialectos. Y con un público, claro, a la medida de ese pasodoble tan desafortunado y de ese andalucismo de tópicos voceados que tanto daño nos sigue haciendo.

Luis García Gil

Autor/a: Luis García Gil

Luis García Gil (Cádiz, 1974) une en su ya amplia obra editada la literatura, el cine y la canción de autor. Poeta y ensayista, en su obra se han cruzado Woody Allen, François Truffaut, Joan Manuel Serrat y Clint Eastwood.

Comparte en
468 ad

3 Comentarios

  1. Realmente en Catalunya nadie se ha enterado de ese evento, menos, naturalmente, los que han asistido. En el Liceu, por razones económicas, se programan, intercalando con la programación lírica, todo tipo de conciertos (rock, folklore, etc), y, si el organizador paga, no hay ningún tipo de cortapisa para que se haga una cosa u otra. Me parece muy curioso lo que cuenta el artículo del gran revuelo que ha causado en los medios de Cádiz.
    Personalmente, tengo que reconocer que, como he leído en algún comentario de un andaluz sobre la materia, tengo el prejuicio (o no) de que lo de las comparsas es algo similar a la tuna, en cuanto a caspa y cerrazón. Pero, por otro lado, que mi admirado Carlos Cano las reivindicara, me abre un punto de curiosidad.

    Post a Reply
  2. El artículo me parece extraordinario. Yo que apenas si me reconozco carnavalero no tengo mucha autoridad en estos temas; pero hila fino Luis Garcia. Una pena el ninguneo cuando no el olvido de otras partes de la cultura gaditana. Mi más sincera felicitación a Luis. No descarto que le den algún dijustillo de parte de los.talibanes.

    Post a Reply

Deja un comentario