Para seguir viviendo

‘Cuaderno de Lucía’. Eduardo Gregori. La Isla de Siltolá. 2022. 72 pp.

Cuaderno de Lucía (La Isla de Siltolá, 2022) es el segundo poemario de Eduardo Gregori (Valencia, 1977), anteriormente había publicado Origami (Ediciones en Huida, 2017).

El libro se abre con una cita de Rosales (“Considérate vivo y ponte en cura, / lo restante no importa”) que es toda una declaración de principios y que, de alguna manera, se ve reflejada en los poemas del libro como una especie de costura interna que nos está recordando, a corazón abierto, lejos de retoricismos artificiales, la urgencia por vivir, la inmediatez de lo que importa, la transcendencia de lo cotidiano, el triunfo de las cosas pequeñas sobre la banalidad de la vida instrumentalizada. Y ahí radica gran parte del acierto de este libro, que nos habla de cosas que son también nuestras, por humanas y vivas y dolientes.

El libro está estructurado en tres apartados cada uno de los cuales funciona como una transición natural y espontánea hasta el cierre final, “Conviene no olvidarlo”, que imprime una unidad circular al libro al retornarnos a esa cita de Rosales y que dice así: “Las cosas que yo quiero, / las que habré de querer, / las que he querido. / Con todo eso ya basta, / para seguir viviendo”.

Así que nos encontramos ante un libro urgente y sin doblez que se asoma al abismo de los grandes temas sin anclajes y nace como una sorpresa expresada sin rodeos desde el primer verso (“¿Quién me iba a decir, a estas alturas, (…)/ (…)que llegarías tú? “) y que sostiene el vuelo gracias al tono confesional tan característico del poeta y a ese diálogo, casi en silencio, con Lucía que, aunque ya no tenga cuatro años, todavía le quiere.

También nos encontramos en el libro la huella latente del inexorable paso del tiempo y su inevitable efecto en nosotros. Pienso, por ejemplo, al cerrarlo para escribir esta breve consideración al respecto en ese poema, “Cantinela”; y suena en mi cabeza, como un arcano recuerdo inmemorial, el compás y la danza de “aquella bailarina de la caja de música / que guardaba mi madre en un cajón” … porque tal vez sea eso la vida, una caja de música cuyo sonido, primero, escuchamos para recordarlo más tarde con otros ojos ya, con otro corazón, con otro oído.

Eduardo Gregori.

La levedad de este libro, en realidad, lo es solo aparentemente. Las imágenes se suceden en un espacio común que abrazan con total camaradería al lector, y que acaba, irremediablemente, convirtiéndolo en cómplice. Y ese es otro de los logros del libro.

La familiaridad de Cuaderno de Lucía nos hilvana a lo más recóndito de nuestro ser y nos sirve como un faro en la noche cerrada de nuestra existencia más cruel. Hay en este libro una épica de lo sencillo sin ornamento que nos descubre también que somos tenues, menudos, frágiles, efímeros y nos invita a descubrirnos. Y para eso, como dice Gregori, hay que “estar vivo y saberlo”.

Para que Lucía sepa que “El negro siempre muere, / la chica nunca acaba con el bueno/ y, al final, siempre pierden los mohicanos.”, Eduardo le dedica su cuaderno y deja en ella una semilla, a modo de esperanza, que a uno le hace pensar, con los ojos de un niño, que un día dejará de morir el negro y que la chica se irá con el bueno y que los mohicanos celebrarán su triunfo a orillas del río Hudson una noche estrellada.

Sandro Luna

Autor/a: Sandro Luna

Sandro Luna (L’Hospitalet de Llobregat,Barcelona,1978). Poeta y profesor. Hasta la fecha ha publicado varios libros de poesía. 'El monstruo de las galletas' (Hiperión, 2020) es el último de ellos.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *