“Marceline”, el payaso español que se quedó a las puertas del cine

Marcelino Orbés (Jaca, 1873-Nueva York, 1927) fue un payaso español que triunfó en Londres y Nueva York y se quitó la vida en un cuarto de hotel de la Gran Manzana a los cincuenta y cuatro años. Una reciente exposición que ha podido verse en Huesca hasta finales de febrero y un par de libros, Marcelino, el mejor payaso del mundo (Mira Editores, 2017) de Mariano García Cantarero y Marcelino, muerte y vida de un payaso (Pregunta Ediciones, Zaragoza, 2017) de Víctor Casanova Abós, han puesto en valor su figura y recordado la trayectoria profesional del otrora famoso y hoy olvidado “augusto”; pues ése fue el tipo con el que se hizo popular a ambos lados del océano: el payaso patoso y desastrado que normalmente sirve de contrapunto al serio y melancólico payaso de cara blanca.

Su vida, qué duda cabe, podría inspirar una película; e incluso la mera indagación en los escasos datos que de él se conservan es susceptible de dar lugar a un trepidante argumento de búsqueda y esclarecimiento de un enigma, como ha puesto de manifiesto el ya mencionado Víctor Casanova al plantear su libro como una “quest” en la que el propio investigador comparece como personaje y cambia y madura a la vez que los sorprendentes datos que va encontrando le ayudan a perfilar el objeto de su investigación. La pesquisa dura años y se extiende a varios países, pero buena parte de su andadura transcurre por archivos e instituciones académicas de los Estados Unidos, en los que el autor, como ocurre en ciertas películas de intriga –pienso en La novena puerta (1999) de Roman Polanski, por ejemplo–, va encontrando a personajes decisivos que, además de aportar color humano al relato, aportan pistas o fuentes de información cruciales, a la vez que dejan entrever una de las facetas quizá menos conocidas pero más gratas de la cultura norteamericana: la existencia de un consolidado mecenazgo que hace posible que se conserven fondos documentales sobre prácticamente todos los aspectos de la vida económica, social y cultural del país.

Marcelino Orbés

Marcelino Orbés.

Pero no es ése el único elemento “cinematográfico” que podemos asociar a la vida del payaso en cuestión. Marcelino –o “Marceline”, como se le conocía en Gran Bretaña y los Estados Unidos–, desarrolló su carrera justo en los años en que el séptimo arte iba alcanzando la posición predominante de la que hoy goza como medio de entretenimiento de masas, en detrimento de otras formas de diversión que hasta entonces habían contado con el favor indisputado del público. Fue ese cambio de gustos lo que llevó al Hippodrome, el grandioso teatro-circo neoyorquino en el que Marcelino trabajó durante la mayor parte de sus años norteamericanos, a reconvertirse en teatro de variedades en 1923 y a ser finalmente derribado en 1939. El payaso español, como ya hemos dicho, no estaba allí para verlo.

Durante sus años de éxito, no obstante, compartió escenarios con otros cómicos que sí supieron adaptarse a los nuevos tiempos. Fue el caso de Charles Chaplin, que conoció a Marcelino en Londres y envió una corona de flores a su funeral, antes de tributarle unos elocuentes párrafos de reconocimiento en sus memorias y quizá inspirarse en él para crear al melancólico Calvero, el protagonista de su película Candilejas (1952). Parecido fue el caso de Buster Keaton, al que Marcelino trató cuando el luego famoso actor cómico norteamericano era el más joven de su troupe familiar y hacía el papel de niño patoso que molestaba a su padre y recibía de éste aparatosos castigos que hacían reír al público de entonces. El propio Keaton pasaría a la historia como creador de un tipo de comicidad mucho más sutil; lo que no le impidió reconocer su impagable deuda con la pantomima circense y sus maestros; entre ellos, el propio Marcelino, “el payaso más grande que vi nunca”, según declaró en una entrevista en 1958.

Recoge Víctor Casanova el dato de que el propio Marcelino era aficionado al cine y en algún periodo de su vida veía una película diaria. ¿Se planteó alguna vez dedicarse plenamente al séptimo arte, como habían hecho Keaton, Chaplin y tantos otros cómicos procedentes de la pantomima circense o del vodevil? ¿Habría evitado eso su rápido declive profesional a partir de 1923 y su trágico fin? Lo cierto es que probó suerte en el medio que quizá podría haberle proporcionado una segunda vida artística. Como documenta Víctor Casanova, el payaso oscense protagonizó al menos dos películas, ambas hoy perdidas. La primera de ellas, Marceline, the World Renowned Clown of the N.Y. Hippodrome, se filmó en 1907 y de ella sólo se conserva un fragmento de unos segundos que muestra un primer plano de su sonriente protagonista: Casanova deja un elocuente testimonio de la emoción que sintió al confrontar, en un recóndito archivo, el rostro “vivo”, en movimiento, del objeto de su pesquisa. Irónicamente, debemos suponer que esos escasos segundos habían cumplido admirablemente la función a la que estaba destinada la película a la que pertenecían; que, según podemos deducir del título y de la función documental que tenían la mayoría de las filmaciones de artistas famosos en aquella época temprana del cine, no debió de ser sino un mero testimonio de alguna actuación del payaso en el célebre teatro neoyorquino. Hacía apenas ocho años, recuérdese, una filmación de carácter igualmente documental, que hoy se recuerda con el descriptivo título de Salida de la misa de doce de la iglesia del Pilar de Zaragoza, inauguraba la historia del cine español; y la efectuó un paisano de Marcelino, el también aragonés Eduardo Jimeno.

El payaso Marcelino.

El payaso Marcelino.

Distinto debió de ser el carácter de la segunda, The Mishaps of Marceline, estrenada en mayo de 1915, que al parecer tuvo éxito e hizo que algunos periódicos, según cuenta Casanova, publicaran que el payaso español iba a sumarse a la compañía Keystone, como había hecho su colega Chaplin apenas un año antes. Ignoramos qué frustró esa perspectiva, que podría haber convertido a Marceline en un cómico mundialmente conocido. Su biógrafo evita esta deriva melancólica y especulativa; pero la documentación gráfica que ilustra su trabajo incluye una página de la revista Reel Life en la que se muestran varias fotos del metraje de la película en cuestión, en las que se aprecia que el payaso, sin dejar de resultar reconocible, ha adoptado una caracterización más realista, acorde con su sobrevenida condición de personaje de un relato dramatizado que incluye su aparición en un cartel policial en el que se pide recompensa por su captura y algún que otro rifirrafe con agentes que inevitablemente recuerdan a los famosos Keystone cops, aquellos inefables guardias que siempre quedaban en ridículo al perseguir al sospechoso de turno, que con frecuencia es también, como parece ser el caso del personaje de Marcelino en la película en cuestión, un inocente al que las circunstancias habían puesto en posición delicada.

El lector de este libro es muy libre de soñar con que los hechos hubieran sucedido de otra manera: que Marcelino hubiera triunfado en el cine y llegado a ser tan famoso como los ya mencionados Chaplin o Keaton. El séptimo arte, por el contrario, supuso la liquidación del mundo al que el payaso debía cuanto era. Un disparo en la sien certificó su aceptación de este terrible veredicto del tiempo, que entonces no perdonó a quienes debían su fama al bendito arte de la pantomima teatral, como años después no perdonaría a los actores de cine mudo que no supieron adaptarse a la llegada del sonido. Etcétera.

José Manuel Benítez Ariza

Autor/a: José Manuel Benítez Ariza

José Manuel Benítez Ariza (Cádiz, 1963) vive escribiendo y escribe sobre la vida: un poco cada día, un poco de todo, en una profusión hecha de muchas brevedades. Narrador, poeta, traductor y articulista, el hilo conductor de esta aparente dispersión de fuerzas es su "diario abierto" Columna de humo, en el que trata de explicarse.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *