Delicados ‘haikus’ ilustrados para pequeños lectores

María Alonso lleva gran parte de su vida dedicada a enseñar literatura a los niños. Se ha empeñado en encontrar nuevas maneras de engancharlos a la lectura. En su exposición 24 Haikus Ilustrados para Niños, que se puede ver en el Centro Cultural Hispano Japonés de Salamanca hasta el 30 de junio, recoge la esencia de estas sutiles composiciones para acercarlas al mundo infantil.

“Lo que sucede en un lugar, en un momento dado”. Con esta breve sentencia definió el poeta japonés Matsuo Basho, que pasa por ser el padre del haiku, la esencia de esta breve composición poética que se ha convertido en uno de los principales emblemas de la cultura del Imperio del Sol Naciente.

Sencillez, brevedad e intensidad son las principales características de estos destellos poéticos que han cautivado a escritores y lectores de todos los rincones del planeta. También a María Alonso, que ha encontrado en ellos un instrumento perfecto para llevar la poesía a los niños.

María Alonso.

María Alonso.

María Alonso es maestra especialista en Audición y Lenguaje y Educación Infantil. Ha desarrollado su labor educativa en diferentes ámbitos vinculados con la infancia. Desde hace más de 10 años coordina talleres creativos infantiles relacionados con la promoción de la lectura, la creación literaria y la expresión plástica.

Además, María lleva mucho tiempo escribiendo relatos y algunos poemas como estos haikus “que tenía guardados en una carpeta” y que ya había presentado a algunas editoriales”. Su proyecto fue muy bien acogido por el Centro Cultural Hispano Japonés de Salamanca, que lo ha apoyado y lo ha hecho realidad.

Todos los poemas expuestos son originales suyos y van acompañados de ilustraciones también originales realizadas mediante la técnica del collage, para lo que ha utilizado papeles de diferentes clases y texturas. Obras sutiles y delicadas que encierran la esencia de la estética japonesa.

seleccion haikusAlonso admite que le “entusiasma” escribir y también las artes plásticas: “son parte de mi trabajo y son parte de mí. Lo hago porque me gusta, es mi quehacer diario. Lo que pasa es que algunas cosas salen y otras no, te las rechazan. Es lo que pasó inicialmente con este trabajo. El mundo editorial está muy saturado”.

María cree que el haiku es una forma poética que se adapta especialmente bien a su trabajo con niños porque es una creación “muy sencilla, muy breve, exenta de adornos, de metáforas… muy atractiva para el público infantil”. La autora asegura que los niños “lo comprenden muy bien y puede ser un buen inicio para introducirlos en la poesía”.

La artista asegura que acercar a los niños al mundo de la poesía puede ser muy estimulante, aunque hay que saber cómo hacerlo para que les llegue de verdad: “Creo que, por ejemplo, hay muchos libros de escritores consagrados, como Alberti o Lorca, en los que se han recopilado poemas para niños, pero en realidad son poemas complicados que presentan bastante dificultad para el público infantil. El haiku, sin embargo, es algo sumamente sencillo. Son composiciones que ellos pueden entender con facilidad”.

Además, estos pequeños poemas describen “momentos cotidianos y muy cercanos”. «El origen del haiku hace referencia a las cuatro estaciones y tiene presente los cinco sentidos. Por eso la exposición está integrada por veinticuatro piezas: seis por cada estación».

“Es sorprendente cómo los niños captan el sentido y la idea. Es increíble ver la facilidad con la que componen. Para ellos es como un juego, que es como yo se lo planteo. El hecho de la actividad creativa desde el juego es fundamental. Un niño tiene un potencial creativo increíble”, explica Alonso.

seleccion haikus

En sus talleres, María trabaja «tanto el lenguaje visual como el escrito». «En el caso de la animación a la lectura, que no hay creación literaria, partimos de un texto, de un poema. Y luego siempre hay una actividad plástica. En el caso de la creación literaria, también usamos las artes plásticas porque, además, me he dado cuenta que son ellos los que piden acompañarla con un dibujo. Está muy bien usar los dos lenguajes que se complementan”, comenta.

El proceso creativo que ha desembocado en 24 Haikus Ilustrados para Niños «no ha sido complicado» porque primero ha escrito los haikus y luego los ha ilustrado: “cuando escribo es como si ya viera la imagen, luego no he tenido más que plasmarlo. Es como si ya tuviese una fotografía en mi cabeza”.

María admite que no conoce muy a fondo la literatura japonesa, pero sí ha estudiado a los maestros del haiku como Yosa Buson, Matsuo Basho y Kobayashi Issa, “que son tres pilares fundamentales de la literatura japonesa”.

Lo que más le gusta de este tipo de composiciones: “la sencillez y la capacidad para retratar un instante singular”. Pequeñas emociones capaces de cautivar a grandes y pequeños.

Mª Ángeles Robles

Autor/a: Mª Ángeles Robles

Soy periodista especializada en temas culturales. He trabajado en Diario de Cádiz, en la agencia de noticias Europa Press y he sido redactora y fundadora del periódico El Independiente Cádiz. Colaboradora habitual de diversas publicaciones culturales en las que he escrito de teatro, cine y literatura.

Comparte en
468 ad

2 Comentarios

  1. María, enhorabuena por este trabajo tan delicado y que demuestra tanta sensibilidad

    Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *