En torno a la autobiografía poética en cinco libros recientes

Carta al padre. Jesús Aguado. Colección Vandalia. Fundación José Manuel Lara. Sevilla, 2016. 185 pp.

CARTA_AL_PADREHa tenido Jesús Aguado (1961) la lucidez, en este libro, de devolver el escurridizo género del microrrelato al ámbito del que quizá nunca debieron sacarlo: el de la poesía, que es el reino de la intensidad. Recorre Aguado en este libro toda la gama de significados, obsesiones, temores y cuentas pendientes que asociamos a la palabra “padre”: con un claro distanciamiento narrativo en la primera sección, “Padres”, donde la variedad de figuras evocadas deja meridianamente claro que se está haciendo un catálogo de personajes de ficción. Algunos de los rasgos más llamativos de esta galería de figura paternas, no obstante, pasarán al padre arquetípico, casi totémico, al que se dirigen los textos que componen la “carta al padre” propiamente dicha: la omnipotencia, la arbitrariedad, la insensibilidad, el egoísmo, la pura crueldad. Hábilmente, mezcla Aguado estos rasgos extremos con reconocibles pinceladas autobiográficas, situando al lector ante el desconcierto de no saber si se halla ante un monumental desahogo o una audaz indagación en una recóndita región de la psicología humana en general. Sea como sea, estos textos no dejan indiferente a nadie; y algunos –véase el que empieza “Invitaste a cenar a casa a un hombre bajo y albino…”– encierran toda una inquietante novela magníficamente condensada en apenas veinte líneas. La breve serie de poemas elegíacos que cierra el libro parecen situar las cosas en un plano más convencional: hablan del desconcierto ante la muerte del padre, pero también de la necesidad –véase “Un poema de la tribu Nila de la India”– de conjurar para siempre esa figura obsesiva. Tal es el ejercicio al que se entrega este libro tan perturbador como excelentemente escrito.

Barbarie. Andrés García Cerdán. Col. Adonáis. Ediciones Rialp. Madrid, 2015. 69 pp.

BarbarieLos “bárbaros” a los que alude el título de este libro de Andrés García Cerdán (Fuenteálamo, Albacete, 1972), ganador del XIX Premio Alegría que concede el ayuntamiento de Santander, no son sólo los que ocupan la actualidad más cercana: quienes, por ejemplo, volaron ante una cámara de televisión los Budas monumentales de Bamiyán, en Afganistán; sino también los artilleros napoleónicos que afinaban la puntería disparando contra la nariz de la esfinge de Gizah; o los expoliadores que, en una España no demasiado lejana, vendían las piedras de los monasterios románicos a millonarios norteamericanos: quienes conspiran, en definitiva, para recluir a sus semejantes en un espacio sin memoria. A una escala más personal, este libro es también una tentativa de preservar y dar sentido a la memoria de lo vivido: lecturas, amistad, lugares vistos. Surge una nota de indignación cuando la reflexión pone de manifiesto alguna flagrante injusticia, pero no por ello la conciencia crítica está menos alerta cuando lo examinado resulta ser el propio sujeto del poema (“Contra mí mismo corro, / contra ese que he sido, / contra aquel hombre que seré…”), frecuentemente sorprendido en tareas íntimas y cotidianas que sirven de “correlato objetivo” a las reflexiones surgidas al hilo de éstas. También la naturaleza (“Arroyos”) o los espacios del ocio (“En la piscina de Fuenteálamo”) sirven de punto de despegue para estos distanciados monólogos en los que la aparente objetividad descriptiva (“los palés, apilados en desorden  / contra las fachadas de algunas casas / en construcción”) frecuentemente disimula o disfraza la emoción contenida. Que, de todos modos, estalla abiertamente en poemas como “Historia naturalis” –una desolada constatación del mecanismo en que consiste la existencia– o “Eloy”, una hermosa crónica de amistad y complicidad literaria, amén de una muy razonable poética, que es la que aspira a practicar su autor: “poner el atento oído / al rumor y al latido de las cosas / para celebrarlas después / con todo su esplendor”.

Gusanos de seda. José María Jurado García-Posada. Edición de autor. Badajoz, 2015. 63 pp.

gusanos de seda“Entre dos fotografías” –título del último poema– entre las que median cuarenta años, enmarca José María Jurado (Sevilla, 1974) un conjunto poético que quiere presentarse como homenaje íntimo a su padre, pero que es también un recorrido por el universo sentimental y moral del autor y una brillante demostración de la amplitud de sus referentes y recursos, tanto cuando el poema se inclina hacia el motivo culturalista y la riqueza ornamental –en el mejor sentido de la palabra: véase el que trata de Casanova–, como cuando adopta un tono más directo y realista, como ocurre en “La dolce vita” –con su bien traída equiparación entre Eros y Thánatos: “Ella [Anita Ekberg] giró su larga cabellera / y con la gran guadaña de sus ojos / segó mi corazón: ‘Aún no es tu hora’, / me dijo entre sonoras carcajadas”– o “Canción triste de Hill Street”, sorprendentemente resuelto en una machadiana –más de Manuel que de Antonio– evocación de la vida provinciana. Destaca también, por constituir una acotación explícita del entorno filosófico en el que se sitúa el autor, el díptico filosófico que forman “Spiegel im Spiegel” y, muy especialmente, “Heideggeriana”: difícilmente se podría aspirar a una más clara condensación, en términos casi coloquiales, del complicado pensamiento de Heidegger (“Viento del ser, condúceme hasta el claro / del bosque por senderos de palabras y hojas”). Un libro ambicioso que, curiosamente, ha optado por la discreción que supone la edición de autor.

Salto sin red. Antonio Apresa. Colección DKV de Poesía. Libros Canto y Cuento. Jerez de la Frontera, 2015. 93 pp.

portada_salto_sin_redLas cuatro secciones en que se divide este primer libro del arcense Antonio Apresa definen claramente los asuntos de los que se ocupa su poesía: el círculo familiar como primer ámbito de pérdida y fundamento de la educación sentimental (“Origen”); la ambivalente esfera íntima (“Vida en común”) en la que “el ayer y el presente se entrelazan” en una sutil mezcla de inquietantes realidades cotidianas y recuerdos que afianzan el valor de lo vivido; la mirada proyectada al exterior (“El cristal de la ventana”), donde un árbol, un mendigo, unos pájaros o la figura inconcreta del “otro” se constituyen en espejos de la intimidad pensante del poeta; y el reconocimiento de una deuda de afinidad y complicidad literaria con algunos poetas cercanos (“Amigos y maestros”). Con la mayoría de éstos –Pedro Sevilla, José Mateos y otros– comparte Antonio Apresa además la voluntad de que el poema sea transparente, vehicule una emoción y abra una puerta a una cierta idea de la belleza como posible manifestación de un lenguaje trascendente. “¿Aún soy aquel que fui? / Y el viento me repite: duerme, duerme… / Y el olor del jazmín es quien responde”.

Materia del asombro. Antología 1970-2015. Jesús Munárriz. Selección de Francisco Irazoki. Hiperión. Madrid, 2015. 171 pp.

Materia de asombro“Este libro” –dice la nota de contraportada– “es un regalo que ha querido hacer Francisco Javier Irazoki a su paisano y amigo Jesús Munárriz al cumplir éste los setenta y cinco años”. El resultado es una selección que subraya la vertiente más personal y autobiográfica de la poesía del antologado; y, por tanto, una cumplida muestra de la parte de su obra que mejor se afianza contra los vaivenes del gusto y la moda. Tienen su parte, por supuesto, las “palabras cívicas” que ocupan una parte tan significativa de la obra de Munárriz; pero ganan peso los poemas de inspiración amorosa, los propiamente autobiográficos (“Monólogo del poeta editor”), los inspirados por la naturaleza (“Y brotando de pronto / de las flores que cubren la ladera, / tirabuzón del aire, / el surtidor de un colibrí / se alza en la transparencia”) y los “últimos asombros” de quien se define, en el último poema compilado en este libro, como “escriba de [sí] mismo”. Lo corrobora elocuentemente esta antología nacida de la amistad.

CaoCultura

Autor/a: CaoCultura

Entendemos la cultura como proceso, no como producto. La cultura implica transformación individual y social. CaoCultura es un espacio para la creatividad, la imaginación, el disfrute, la reflexión y la emoción.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *