ExiliArte: un homenaje de ida y vuelta

La Diputación Provincial de Cádiz acoge la exposición ‘ExiliArte. Memoria de una carpeta dedicada a Rafael Alberti. París 1966/Cádiz 2018’, comisariada por Carmen Bustamante. La muestra está configurada como un homenaje a la impresionante nómina de artistas plásticos españoles que desarrollaron su trabajo “en el exilio exterior e interior”, reunidos en 1966 en torno a la figura del poeta portuense.

El 8 junio del año 1966, se celebró en la Salle de la Mutualité de París un acto organizado por la Asociación Cultural Franco-Española en el que un gran número de artistas plásticos e intelectuales rindieron un homenaje a Rafael Alberti, que estaba en la ciudad francesa junto a su esposa, la también escritora María Teresa León. El acto de homenaje fue presidido por el escritor francés y presidente de esta asociación, Jean Cassou, y en él intervinieron personalidades de la cultura como el hispanista Marcel Bataillon, el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias –quien unos meses más tarde recibiría el premio Nobel de Literatura– o el dramaturgo Alfonso Sastre.

Como regalo y recuerdo de este importante día tan especial, se le ofreció al poeta portuense una carpeta con más de cien obras de un nutrido grupo de artistas plásticos, que “desde el exilio exterior e interior” quisieron colaborar así con este homenaje. Alberti se llevó consigo algunas de esas obras y el resto, cincuenta que se han conservado juntas hasta ahora, quedaron en poder del pintor exiliado Rufino Ceballos, en cuya casa y escuela de pintura se reunían los artistas más destacados del exilio español y que sirvió de punto de encuentro íntimo tras la celebración del acto público. Entre las personas que aprendieron pintura con Ceballos se encontraba la galerista española Sol Panera, que ha sido la depositaria de esta carpeta hasta este momento, que ha vuelto a Cádiz, la tierra de Alberti, por su propio deseo.

Uno de los paneles de la exposición.

Ahora, la Diputación Provincial de Cádiz, en colaboración con la Real Academia de Bellas Artes de Cádiz, expone estas cincuenta obras en una muestra, comisariada por la pintora gaditana Carmen Bustamante, bajo el nombre ExiliArte. Memoria de una carpeta dedicada a Rafael Alberti, que se puede visitar hasta el próximo día 29 de abril. Bustamante ha realizado una profunda investigación sobre cada uno de los autores expuestos para contextualizar y destacar así la importancia de esta muestra. Podemos disfrutar de este modo de una amplia representación de los artistas españoles que en la década de los sesenta trabajaban fuera y dentro de nuestras fronteras, unidos todos por su deseo de restauración de las libertades en nuestro país. Nombres conocidos del gran público como Antonio Saura, José Vela Zanetti o Rafael Canogar, junto a otros de gran valía de los que ahora se recupera su memoria. Entre estos autores menos conocidos, descubrimos la presencia de un nutrido grupo de mujeres como Amalia Avia, Elena Colmeiro, Mercedes Ruibal o Ascensión Chordá, cuya obra fue seleccionada en 2015 para participar en la exposición The World Goes Pop de la Tate Modern de Londres. También nos encontramos con autores sobre los que no se tienen datos, como ocurre con “el autor no identificado” A. Ribado, “quizás porque eran pintores de forma ocasional y no de manera profesional”, apunta Carmen Bustamante.

Carmen Bustamante

Carmen Bustamante, comisaria de ExiliArte.

Las obras expuestas, entre las que se encuentran muestras de la producción artística de la propia Sol Panera y de Rufino Ceballos, son de muy diferentes técnicas, estética y factura. Entre ellas, una representación de dos grupos pictóricos de posguerra: El Paso y Estampa Popular. Algunas de ellas tienen un claro componente de crítica al régimen franquista, como la firmada por el pintor, muralista, dibujante e ilustrador Ricardo Zamorano, que muestra al dictador en diferentes facetas de su vida cotidiana, como el momento de ir al baño.

En palabras de Carmen Bustamante, con esta exposición “se ha querido dar la vuelta a aquel homenaje a Alberti y homenajear a los que le homenajearon”. Su principal objetivo ha sido “rescatar del olvido a los artistas, hombres y mujeres, que se vieron obligados a partir a un exilio forzado y forzoso, sufriendo muchos de ellos las calamidades de una nueva guerra o su internamiento en distintos campos de concentración”.

El homenaje, ofrecido tanto por intelectuales en el exilio como por otros que permanecieron en España, se podría interpretar “como un acto de unión de todos los demócratas frente a la dictadura franquista, ya que acudieron o se adhirieron a él personajes de diferente tendencias políticas, todos con un único fin: homenajear al gran poeta de la generación del 27, símbolo del exilio y de la libertad”, explica Bustamante. Entre los escritores que mandaron su adhesión, un buen número de gaditanos como José Manuel Caballero Bonald o Fernando Quiñones, e incluso José María Pemán.

La exposición se completa con un valioso material interpretativo que ayuda al visitante a entender la importancia de la muestra en toda su dimensión. Por ejemplo, vitrinas expositivas con algunas de las cartas de adhesión, libros y discos, así como interesantes paneles explicativos y un vídeo en el que intervienen algunas de las personas que asistieron al homenaje, como Sol Panera o José Corredor-Matheos. Parte del material expuesto ha sido cedido por la Fundación Rafael Alberti. Además, se ha editado un magnífico catálogo que, curiosamente, “ni se regala ni se puede comprar”, se lamenta la comisaria.

Una de las partes más destacables de la exposición es el material sonoro recopilado por Devuélveme la voz, un proyecto realizado por la Universidad de Alicante y desarrollado por la Fonoteca del Servicio de Biblioteca, el Departamento de Humanidades Contemporáneas y el Servicio de Informática, el cual persigue la “reconstrucción de nuestra historia por medio de material sonoro principalmente radiofónico, centrado en los años del franquismo y la transición democrática”, según se reproduce en uno de los paneles explicativos.

Este homenaje tiene la singularidad de ser el primer acto de la disidencia antifranquista realizado fuera de España que “pudo ser publicado, aunque de una manera breve y escueta, en la prensa española (se publicaron reseñas del mismo en ABC y El Norte de Castilla), gracias a la aprobación unos meses antes de la Ley de Prensa e Imprenta con la que el régimen franquista buscaba dar una imagen de apertura hacia el exterior, que en realidad era más ficticia que real”, comenta la comisaria de la muestra. De ello también se da cuenta en uno de los paneles explicativos de esta exposición en el que se reproducen recortes de estas noticias.

Mª Ángeles Robles

Autor/a: Mª Ángeles Robles

Soy periodista especializada en temas culturales. He trabajado en Diario de Cádiz, en la agencia de noticias Europa Press y he sido redactora y fundadora del periódico El Independiente Cádiz. Colaboradora habitual de diversas publicaciones culturales en las que he escrito de teatro, cine y literatura.

Comparte en
468 ad

1 Comentario

  1. María Jesús Ruiz

    Preciosa exposición contra el olvido, no se la pierdan

    Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *