Ideas con sobrepeso

‘Un buen puñado de ideas’. G. K. Chesterton. Edición de Enrique García-Máiquez y Luis Daniel González. Renacimiento. Sevilla, 2018. 480 p.p.

Un chestertoniano de Rota, Felipe Benítez Reyes en Gente de siglo escribió esta viñeta de G. K Chesterton: “El mundo literario de Chesterton es un mundo de ilusionismo. Cuando la realidad terminaba de interpretar su estricto papel y se retiraba de escena, para Chesterton se abría el telón de lo fantástico. Descubrió el lado misterioso de todo procedimiento lógico y nos enseñó que cualquier enigma se configura a partir de coincidencias triviales”. Otros chestertonianos radicados en el sur –se ve que es punto cardinal predilecto para el gozo lector de estas ideas con sobrepeso– Enrique García-Máiquez y Luis Daniel González han concentrado el voluminoso genio en el volumen Un buen puñado de ideas. Se edita en la colección A la mínima, de Renacimiento, venero habitual del aforismo contemporáneo, que persiste en ser un litoral abierto donde menos es más.

Estos aforismos sobrevenidos requieren un inciso reflexivo: G. K. Chesterton nunca escribió aforismos; sin embargo, prodigó pensamientos, expresiones, imágenes y anécdotas que son bombas de racimo. Cultivan la onda expansiva del fragmento con una portentosa talla intelectual. Sus opiniones no requieren ser integradas en un sistema filosófico; condensan en su levedad un decir vibrante, ponderado, único. Son esquirlas de claridad y grandeza. Su sentido ético es manifiesto, así como su continuo zarandeo de las evanescentes certezas de la modernidad.

Del legado escritural completo los compiladores han hecho un copioso rastreo, consultando traducciones y originales, así como textos desgajados de recopilaciones en castellano. Una tarea, sin plan prefijado para seleccionar destellos, que encarna un proceso de gozo intelectual, destilado en notas de lectura, con leves intervenciones, aunque sin alterar el tono del escritor. Así fueron manando los aforismos, ordenados por libros, que permiten seguir la evolución de ideas e intereses, hasta el orden final. Un buen puñado de ideas agrupa los textos de forma temática, aunque son conceptos amplios que nunca limitan la idea  mental que los acoge.

Gilbert Keith Chesterton.

No es un libro para leer al paso sino para convocar tertulias sin palabras con el ensimismamiento e ir construyendo la realidad total de una inteligencia en vigilia. Las impresiones integran una diversidad de asuntos que deambulan con pasos aleatorios por el manso cauce de lo cotidiano. Así aflora la personalidad sedentaria de un conservador, pero solo si entendemos como conservador, no quien cobija en el corazón viejos dogmas y tradiciones artríticas, sino “un eterno rebelde”, alguien que hace de la inquietud intelectual un viaje a Itaca. Chesterton sabe que “la vida está llena de significado. Existe la presión silenciosa de un segundo sentido en las cosas; y hay una especie de halo alrededor de cada objeto, ya sea de terror o de ternura”.

Chesterton tuvo el máximo aprecio de un lector ideal, Jorge Luis Borges, quien lo calificó como hito insoslayable del género policial. Estos apuntes redondean el todo. Consiguen una caracterización intelectual de altura en la que se entrelazan el narrador, el pensador y el polemista. Un depositario de la razón que no sabe hacer del aburrimiento ninguna modalidad subalterna.

José Luis Morante

Autor/a: José Luis Morante

José Luis Morante (El Bohodón, 1956) es profesor de Ciencias Sociales, poeta y crítico. Ha escrito una decena de libros de poesía, el diario 'Reencuentros', el conjunto de entrevistas 'Palabras adentro' y varias ediciones críticas, entre ellas las de Joan Margarit, Luis García Montero y Eloy Sánchez Rosillo para Letras Hispánicas. Es responsable del blog 'Puentes de papel'.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *