Cortar humo con humo

‘El intruso honorífico’. Felipe Benítez Reyes. Fundación José Manuel Lara (Planeta). Sevilla, 2019. 319 pp.

Ha reunido Felipe Benítez Reyes (Rota, 1960) un cierto número de artículos, anotaciones de taller, aforismos, versos festivos, citas y otros apuntes de difícil adscripción genérica en un diccionario o enciclopedia –lo es por su recurso al orden alfabético– que funciona también como una poética, un tratado moral, un atlas de lecturas y un catálogo de constataciones melancólicas disfrazadas de paradojas o incluso chistes. Ha acertado el escritor roteño con la fórmula: si el lector desconfía por sistema de las misceláneas, nada mejor para sugerir un poco de orden en el caos que recurrir al más arbitrario, a la vez que sistemático, de los procedimientos de ordenación: el orden alfabético.

No es la primera vez que Benítez Reyes sugiere que su visión caleidoscópica de la realidad se presta a ser servida en forma de catálogo: lo era, de algún modo, la antología de poetas imaginarios que reunió en Vidas improbables, y lo han sido siempre sus compilaciones de artículos, animadas siempre por la evidencia de que el motivo ocasional que los inspiró pasa a segundo plano en cuanto la continuidad que ofrece el libro realza la unidad y originalidad de visión, en detrimento de los asuntos coyunturales que en su día pudieron inspirar el artículo en cuestión. Pero El intruso honorífico va incluso más allá. Los textos que alcanzan la dimensión de artículos están dedicados a asuntos tales como los gatos, las corbatas, el huevo, el reloj… Su pertinencia, por  tanto, no se debe a que aludan a tal o cual suceso de índole periodística, sino a que constatan, por encima del tiempo, el asombro del autor –y el nuestro– ante las idiosincrasias felinas, los simbolismos asociados a la aludida prenda de vestir –que, entre otras cosas, “implica un ritual de ahorcamiento”–, la observación de que “hay un factor milagroso en el hecho de poner un huevo” o la idea de que, cuando dábamos cuerda a un reloj, “nos sentíamos… operarios de una industria dedicada a la manufacturación de lo perecedero”.

Es difícil explicar en pocas líneas qué efecto hacen en el lector estas constataciones. De alguna manera, operan por acumulación: si una hace sonreír y la siguiente invita ya a la risa abierta, la tercera nos descubre quizá el matiz de tristeza que suelen esconder las cosas que hacen reír; o que la mera cotidianidad, que incluye el sueño, los espejos y el insomnio, es también una sucesión de prodigios que fácilmente se convierten en otros tantos horrores.

Felipe Benítez Reyes.

No podían faltar, en este prontuario entre burlón y admonitorio, una puesta en cuestión de la propia literatura: bien en forma de brevísimos y contundentes juicios sobre tales o cuales escritores o escuelas –el petrarquismo, por ejemplo, queda definido así: “Especie de pornografía italiana suspirante”–, o en entradas más extensas que compilan observaciones aparentemente contradictorias sobre asuntos tales como la novela o la poesía. Aporta este componente metaliterario un curioso efecto de cajas chinas o espejos multiplicados: si la literatura, como tan excelentemente demuestra este libro, es el mejor instrumento a nuestro alcance para explicar la dimensión paradójica de la realidad, no deja de resultar llamativo que la propia literatura no pueda definirse sino desde la acumulación de observaciones paradójicas que, a la postre, incluso invitan a sonreír. Cortar el humo con humo: tal es el método de abordar la realidad que parece sugerir este libro. Quizá no haya otro mejor.

José Manuel Benítez Ariza

Autor/a: José Manuel Benítez Ariza

José Manuel Benítez Ariza (Cádiz, 1963) vive escribiendo y escribe sobre la vida: un poco cada día, un poco de todo, en una profusión hecha de muchas brevedades. Narrador, poeta, traductor y articulista, el hilo conductor de esta aparente dispersión de fuerzas es su "diario abierto" Columna de humo, en el que trata de explicarse.

Comparte en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *