Poesía al cuadrado
Ene27

Poesía al cuadrado

«No recuerdo bien cómo conocí a Chencho, cual fue el paso en que pasó de ser ‘ese señor con voz de bajo que vende libros’ a ser mi colega. Lo que sí tengo claro es que, a poco que te acercas a la órbita de su mundo (su Planeta Zocar), descubres un amor auténtico a la cultura (y por lo tanto a la vida), un amor lleno de sabiduría, de ilusión y de entusiasmo que sabe contagiarnos. Un lujo en estos tiempos que corren». Son...

Read More
Un eco geométrico (2)
Oct13

Un eco geométrico (2)

Al regresar a mi apartamento, algo desanimado, comprobé que había olvidado cerrar la puerta. Ya en el interior, me reencontré con el paisaje que temía. El foco de luz de la mampara había disminuido, sí, pero permanecía allí, palpitante, como dándose un respiro, alejado —alejándome— de cualquier lógica, haciendo peligrar los cuarenta años de coherencia y cuerda rectitud de mi existencia. ¿Qué más podía hacer? Lo peor, sin embargo,...

Read More
Un eco geométrico (1)
Oct06

Un eco geométrico (1)

El pasillo de mi casa es particular, en el sentido de que no es muy pasillo. O no del todo. (Sé que no son formas de comenzar un escrito, pero —si alcanzan el final— estimo que perdonarán mis extravagancias. Incluso, es posible, me ayuden a salir con bien de esta situación tan inversa —nunca mejor dicho— en que me hallo). Veamos. ¿Se encuentra en el interior de un edificio y sirve de paso, mi pasillo? Sí, a todas luces. Pero, en...

Read More
Están llenos de palabras
Sep08

Están llenos de palabras

Recién levantado, frente a una taza de humo, reflexiono.  Va a ser un día duro, como una carrera de obstáculos. Tomo el café, reposado, sin prisas. La casa convertida en un frío y caótico almacén de embalajes, bolsas y maletas. Una puta palabra, me digo, frente al espejo, mientras ejecuto muecas y burlas. —Eres un payaso. Un puto payaso. Sentado en la única silla viva de lo que ha sido hasta el día de hoy mi hogar, me dispongo a...

Read More
Número oculto
Jul31

Número oculto

Llamada perdida. Lo dice la pantalla. Tras pulsar una tecla, leo: número oculto. No sé a cuenta de qué extraña conexión, quizás de alguna lectura nocturna, pero la cosa es que me viene a la mente un nombre: Bud. E imagino con enojo que tal entresijo me perseguirá el resto del día hasta que consiga descifrar el enigma, porque acabo de desayunar, y yo no conozco a nadie que se llame Bud. En el periódico no hay nada sobre Bud. En la...

Read More